Radio Francia Internacional anuncia que la CICIG se queda en Guatemala

Notas Periodísticas, Nueva Era. Edición  CDXLVIII.

Guatemala,  jueves, 23 de abril de 2015. Por  Julio Trejo Pineda.  18:00 UTC -06:00.

Radio Francia Internacional, RFI,  anunció en su último informativo (01:00 en Paris +02:00 UTC) (locucion de Marcos García Herrera), la decisión del Presidente Otto Pérez Molina para que la CICIG  permanezca por dos años más en Guatemala.

Lo  dicho en conferencia para la Prensa, esta mañana, por Pérez Molina, fue editado de la transmisión en directo de la radiodifusora local, Emisoras Unidas, EU (jtp).

Comentario recibido.

Arturo Soto Gómez (*)

Guatemaltecos: Vivo en el exilio hace 34 años como resultado de mi posición crítica contra gobiernos que masacraron a distinguidos universitarios (intelectuales, Manuel Colom Argueta, Fito Mijangos, Alberto Fuentes Mohr; Irma Flaquer, Alaìde Foppa, José León Castañeda, Marco Antonio Cacao, Jesús Marroquín, el joven ex líder de AEU, Oliverio Castañeda, solo para citar a unos cuantos) pero, también a decenas de estudiantes de escuelas y centros de estudio, como a dirigentes obreros y a millares de campesinos, sencillos.

¿Cómo olvidar a los 24 universitarios ametrallados una mañana cuando bajaban del bus en la parada de nuestra querida USAC, en 1979?

Guatemala ha perdido, una y otra vez, mujeres y hombres valiosísimos a lo largo de su historia, que fueron víctimas de crímenes de Estado, todavía impunes, sólo porque asumieron luchas sociales en favor de modernizar el país.

La Revolución de Octubre, ciertamente, dejó grandes pérdidas humanas, pero, más cercanamente, la tragedia nacional ha sido de sangre, sudor y lágrimas.

No soy un resentido.

He podido volver a mi país una que otra vez, y jamás levantaría la mano con intención revanchista o de venganza.

No.

Pero debo decir, que los guatemaltecos honestos han tardado en levantarse de nuevo, contra el saqueo, el robo, la dilapidación de las riquezas y la injusta desigualdad con su cauda de rezagos: pobreza y miseria.

Pienso que la disposición del Presidente |Pérez| Molina, es correcta.

Pero, a la CICIG, hay que exigirle que continúe la investigación de cualquier hecho que lesione más, las instituciones democráticas que han costado crímenes impunes, sangre, lutos, lágrimas y cientos de exilios.

El gran desafío de los políticos (que nunca han cumplido) es la modernización económica y política con que superaríamos la indignante desigualdad social, la debilidad del mercado interno, la débil diversificación productiva, el atraso tecnológico, la fuerza de trabajo no calificada, la marginación económica y política de las mayorías nacionales, la dependencia externa, la debilidad del Estado, la sociedad civil y las instituciones políticas, la cultura autoritaria, el racismo estructural y la falta de unidad nacional para señalar sólo lo más importante.

El juicio contra quienes cometieron crímenes que se quedaron en la impunidad, habría evitado la delincuencia y los excesos de ahora.

No puedo acusar a nadie.

Tengo la impresión de que la señora Baldetti (es probable que esté descontextualizado), está siendo víctima de señalamientos, quizá de hechos que deben probársele; o, concretar la querella si se tienen elementos suficientes, legales y válidos.

Los guatemaltecos, siquiera por una vez, deberíamos levantar la voz para evitar que la impunidad, siente sus reales una y otra vez, en un país suficientemente sacrificado.

Ruego a quienes lean este texto, que se informen, que se documenten sobre nuestras tragedias históricas para asumir una posición de justo reclamo histórico, en favor de una bella Guatemala que se nos ha robado a la que sólo le queda su belleza natural, sus lagos, sus volcanes, su paisaje… su hermoso himno y su Monja Blanca: simbolismos, nada más.

Cierro recordando al escritor Mario Monteforte Toledo que, al escribir una bella pieza teatral con otro insigne escritor guatemalteco, que nunca volvió a la patria, Luis Cardoza y Aragón, terminan diciendo sobre la marginada población india:

“Dejadlo que solloce / que se queje a su manera / solamente le ha quedado / su marimba de madera”.

No es posible que sólo nos dejen la marimba, queridos paisanos. Desde un exilio que destrozó mi vida y que nunca busqué, escribo y firmo: Arturo Soto Gómez.

(*) Periodista y escritor, miembro   de la Asociación de Periodistas de Guatemala, APG, y afiliado al Instituto de Previsión Social del Periodista, IPSP (N. de E.)

 enp.jtp. Actualización reciente: Sábado, 25 de abril de 2015. 23:15 UTC -06:00.

1951 José Alfredo Palmieri, fundador de la APG 1960 Mario Rivas Montes, fundador de la APG